domingo, 3 de junio de 2018

NUEVAS SORPRESAS






Mientras estaba con la escayola, Nacho solo iba a logopedia, porque era el único sitio donde no tenía que hacer esfuerzo físico ni equilibrios, como en fisioterapia o en equinoterapia. 
Si bien es verdad, nos pasábamos por Nipace para hacer terapia con perros, que venían un par de veces a la semana y a Nacho le encantaba estar con los perritos.




Con el paso del verano, ya le quitaron la escayola y pudimos disfrutar un poquejo de la piscina.
Solo los días que me echaban una mano, porque con los dos yo sola era un poco difícil poder ir a la piscina, sobre todo porque no podía dejar solo a ninguno de los dos.
El pequeño porque no sabía nadar y a Nacho tampoco le podía dejar solo, así que íbamos los días que me acompañaba Soraya y por lo menos pasábamos la tarde de verano de distinta manera.




Solemos ir a la piscina de Cabanillas. No es muy grande, está bien de precio y tampoco hay mucha gente. Para meternos en el agua con los críos está muy bien. También hemos ido a  la piscina de Marchamalo. Es más grande, aunque nos pilla un poco peor.
Últimamente a Ángel le gusta más la piscina de Guadalajara, porque tiene varias piscinas para elegir donde zambullirse..jeje
Si bien es verdad, últimamente es la piscina que mejor me viene por horarios que tenemos con Nacho y por proximidad. Si Nacho iba a algún campamento de equinoterapia o alguna cosa así, me podía  pasar con Ángel más a menudo.

Los días que no íbamos a la piscina, después de  ir  a logopedia en Gabitep, luego nos pasábamos por el parque de la concordia a ver a los patitos y nos dábamos un paseo.

Los días que íbamos a fisioterapia después nos íbamos al parque de la chopera. Es un parque que está muy bien en Guadalajara. Tienes zona de césped, zona de columpios, carril bici por si quieres montar en bici, patines... también tienes pistas para los patinetes, jugar al fútbol y zona de arena para jugar con la pala y el rastrillo




A pesar de no tener columpios adaptados para niños con diversidad funcional, intentaba que Nacho disfrutase de los columpios como cualquier niño. Me subía con él a los toboganes como podía y me tiraba sujetándole. Había muchas veces que tenía miedo por si se me caía, pues Nacho era cada vez más grande y subirle a esos columpios cada vez era un poco más peligroso. Pero no había otro sitio donde subirle excepto en los toboganes. Los columpios, no contaban con ningún tipo de adaptación y no le podía subir ya que se vencía hacia atrás por su hipotonía y su falta de equilibrio.


  
En Guadalajara no te encuentras casi ningún columpio de esas características, a pesar de haber un colegio de educación especial como es el colegio Virgen del Amparo y un centro de parálisis cerebral para niños como es Nipace. 
Si que es verdad que en el parque de la Amistad y en las lomas, hay un columpio que Nacho puede usar el cual es una cesta, pero la mayoría de las veces se hace mal uso por parte de los jóvenes, que se suben a ellos un montón de chavales y los tratan mal, sin pensar que a lo mejor, es el único columpio que pueden usar niños con diversidad funcional como Nacho entre otros, el cual cada vez que le montaba disfrutaba.





Ahora, cuando vas a estos parques es difícil ver estos columpios puestos, porque siempre están estropeados por el mal uso de muchas personas, que no se dan cuenta que es de todos.

En las fiestas del pueblo nos lo pasábamos muy bien. A Nacho le encantaba ir a Mandayona. Estar con el abuelito y con todas sus gentes.
Comenzamos a disfrazar a los críos para las fiestas y nos los pasábamos muy bien




Nacho disfrutaba y era FELIZ rodeado de tanta gente y lo demostraba con lo que mejor sabía hacer... SONREÍR




Después del verano comenzamos de nuevo con el colegio. Nacho es feliz en su colegio.. 
Nacho siempre ha ido al cole y ha regresado en su ruta. Venían a recogerlo a la parada del autobús que hay en frente del bar Castilla en la Avenida del ejército y después del colegio me lo traían de vuelta en la parada de enfrente, en el centro de salud el Balconcillo.
Después de tanta actividad en el colegio, venía muchísimas veces dormido..jejej 
Cuando Nacho se duerme en los vehículos, pierde por completo el equilibrio de su cuerpo y se vence hacia los lados. En el autobús pasaba lo mismo. En una de las ocasiones que vino de vuelta se quedó dormido en el asiento y se venció hacia el lado izquierdo , poniendo el brazo en muy mala posición. 
Por la tarde no hacía más que quejarse de ese brazo y me parecía muy raro. Le llevé a urgencias y de la mala postura que llevó en el autobús se hizo daño en el brazo y le tuvieron que poner de nuevo una escayola para inmovilizar un poco el brazo y no sufriese más. De nuevo estuvo durante unas semanas con la escayola puesta y controlando que no se la quitase. Esta vez era distinto, porque no paraba de mover el brazo..jeje y por mucho que le inmovilizaran el brazo, le pusiera la camiseta por encima y todo lo que quisiera, se intentaba quitar la férula a toda costa..jeje

En el colegio le trabajaban el equilibrio sobre todo porque era incapaz de guardarlo con un solo brazo y luego también trabajaban el sentido del gusto con pintura comestible hecha con yogur.. Eso le encantaba..jeje Aunque no se si le gustaba más pintar con ella o comérsela..jjjjj




Mientras, en los ratos que disponía en mi día libre seguía recogiendo tapones para la asociación y también estaban organizando un evento para la investigación del síndrome de duplicación mecp2

No hay comentarios: